gestión de propiedades

Quiero alquilar mi casa vacacional


Si estás pensando «quiero alquilar mi casa vacacional«, pero tienes dudas, sigue leyendo. En este post te facilitaremos toda la información necesaria para la gestión de tu negocio de alquiler. El primer paso, si quieres transformar tu casa habitual en un alojamiento orientado al turismo, es el acondicionamiento de la vivienda.

«Quiero rentar mi casa»

Debes empezar por la evaluación tanto de los espacios y habitaciones como de los servicios disponibles. Para ello, es útil hacerte preguntas como «¿Es una vivienda atractiva?» o «¿Requiere alguna reforma? Algunos factores para tener en cuenta:

  • Nuestra primera recomendación es que repares todos los desperfectos y cambies todos electrodomésticos que no funcionen. Se trata de alquilar una vivienda funcional.
  • Presta atención al mobiliario. Si es muy antiguo, una pequeña inversión en muebles más modernos puede hacer de tu apartamento un alojamiento mucho más atractivo, lo que finalmente se traducirá en más reservas y clientes.
  • Adelántate a las necesidades de los turistas; piensa en otros elementos extra de utilidad que puedan mejorar el equipamiento: Internet, televisión con canales internacionales, facilitar mapas y consejos turísticos, un detalle gastronómico de la zona. Si bien no es obligatorio, ser un buen anfitrión siempre suma. Un cliente satisfecho o gratamente sorprendido dejará siempre buenos comentarios en su evaluación.

quiero rentar mi casa

“Alquilar mi casa vacacional”

Tras la primera inversión para acondicionar las estancias, pasamos a la gestión del alta de la vivienda. Debes asesorarte en profundidad para poder alquilar tu vivienda legalmente. De lo contrario, podrías enfrentarte a cuantiosas multas. A continuación, te informamos sobre las gestiones que deberás llevar a cabo antes de emprender tu negocio.

Régimen de arrendamiento

En primer lugar, debes decidir cómo vas a declarar los ingresos del alquiler en Hacienda. Existen dos fórmulas:

  • Consideración de segunda vivienda: Es la más común. En esta fórmula se contempla que el inmueble será alquilado solo durante algunos meses, semanas o periodos vacacionales.
  • Consideración de alojamiento turístico: Se declara como actividad económica. Es decir, el inmueble en cuestión se va a utilizar de forma exclusiva para alquiler vacacional.

Revisar la legislación autonómica

Las competencias en materia de alquileres turísticos residen en la Administración autonómica. Ten en cuenta que cada comunidad tiene su legislación y especificidades territoriales. En algunas comunidades (especialmente en las que el turismo tiene relevancia) tienen una legislación muy desarrollada. En otras, sin embargo, la regulación se encuentra vinculada a la Ley de Arrendamientos Urbanos. En esta fase, la ayuda de un asesor puede ser muy útil para conocer a fondo todas las posibilidades y oportunidades.

Los requisitos básicos comunes en todas las comunidades son:

  1. Contar con la cédula de habitabilidad o licencia de primera ocupación.
  2. La vivienda debe estar completamente amueblada y con todos los utensilios que sean necesarios para habitarla.
  3. Los propietarios deben facilitar un teléfono de contacto para llamar en casos de emergencia.

Declaración de la renta

Muy importante. No olvides adjuntar los ingresos obtenidos del alquiler en tu declaración del IRPF. Dependiendo de si presentas la declaración como persona particular o como gestor puede haber diferencias en la presentación (por ejemplo, como profesional deberás declarar el IVA). En la página web de la Agencia Tributaria puedes consultar cómo tributa tanto la propiedad como el arrendamiento.

“Poner casa en alquiler vacacional”

Una vez solventadas las cuestiones burocráticas es muy importante la redacción del contrato para evitar confusiones. El contrato debe definir las normas del alquiler turístico. Esto incluye, no solo las transacciones económicas, sino también aquellos servicios no englobados en el precio. Además, deben desarrollarse los compromisos de las dos partes: horas de entrada y salida, normas de uso, prohibiciones (si las hubiera, como fiestas, mascotas…). Para ello, es fundamental contar con la ayuda de un asesor o abogado.

quiero  alquilar mi casa

Por otro lado, es clave proteger la propiedad y protegerte como arrendador. Consulta diferentes empresas aseguradoras para elegir una póliza que cubra todos los daños o desperfectos que puedan causar los huéspedes.

“Quiero alquilar mi casa en verano”

Ya has decidido alquilar tu casa el próximo verano. Infórmate antes de fijar el precio. La temporada es importante. Para tener éxito es necesario ajustar el precio del alquiler a la demanda. Es decir, deberás fijar los precios dependiendo de la época del año. En las temporadas altas podrás poner precios más elevados. Sin embargo, en la temporada baja con menos ocupación será interesante bajar los precios para asegurar las reservas. También puede resultar muy útil a la hora de establecer el precio consultar otras viviendas similares arrendadas en la misma zona.

“Quiero alquilar mi casa por días”

En el caso del alquiler por días, además de todas las gestiones comunes, es necesaria una atención al cliente constante y fluida. En primer lugar, en comunicación. Responder en el menor tiempo posible aumentará las opciones de reserva. Si, además, puedes ofrecer atención en diferentes idiomas, seguro que los turistas lo agradecerán.

Por otro lado, los alquileres por días o de corta estancia multiplican las necesidades de gestión (atención al cliente, entrega de llaves), pero también las tareas de limpieza y reposición de sábanas, toallas, etc. Asegúrate que puedes gestionar las labores esenciales para que el espacio esté siempre a punto. El cariño y la profesionalidad son fundamentales para ofrecer un buen servicio.

alquilar mi casa vacacional

“Alquilar mi casa para vacaciones”

Ya has visto que ese “quiero alquilar mi casa vacacional” inicial puede transformarse en una interesante fuente de ingresos. No obstante, la gestión de alquileres requiere de tiempo y dedicación. Aquí te hemos ofrecido algunos consejos para facilitarte la incorporación como arrendador. Sin embargo, si deseas mejorar la productividad de tus alquileres vacacionales siempre es mejor contar con el apoyo y el acompañamiento de profesionales del sector.

En Fidalsa Alquiler tenemos más de diez años de experiencia en los alquileres vacacionales y la gestión de propiedades. Trabajamos para ofrecer el mejor servicio integral de gestión y renta vacacional a los propietarios: desde gestoría y trámites burocráticos, hasta mantenimiento, atención y gestión de reservas. Confía tu propiedad a Fidalsa Alquiler y no tendrás que preocuparte de nada más. Te ayudaremos a gestionarla y rentabilizarla con éxito. Visita nuestra web y contacta con nosotros sin compromiso para una valoración personalizada.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *